Entre los beneficios empresariales que supone incorporar coches eléctricos para empresas y administraciones, esta la rentabilidad de la inversión que ofrecen estos coches o furgonetas por su autonomía y cada vez menor coste.