Modos y tipos de recarga en el mercado de los coches eléctricos

Modos y tipos de recarga en el mercado de los coches eléctricos

Modos de recarga de coches eléctricos.

Existen diferentes modos de recarga en el mercado y tienen que ver con el nivel de comunicación entre el vehículo eléctrico y la infraestructura de recarga (y por consiguiente la red eléctrica), el control que se puede tener del proceso de carga, puede ser para programarla, ver el estado, pararla, reanudarla, o incluso volcar electricidad a la red. En este artículo vamos a hablar de los modos y tipos de recarga en el mercado de los coches eléctricos.

Modo 1: Toma doméstica tipo Schuko sin comunicaciones entre infraestructura de carga y vehículo eléctrico. Es decir no tiene comunicación con la red. Para este modo de recarga se utiliza una toma de corriente convencional.

Modo 2: Toma doméstica tipo Schuko en pared, con sistemas de función piloto incluidos en el cable. El cable cuenta con un dispositivo intermedio de control piloto que sirve para verificar la correcta conexión del vehículo a la red. Tiene una comunicación con la red baja.

Modo 3: Tiene un grado elevado de comunicación con la red. Los dispositivos de control y protecciones se encuentran dentro del propio punto de recarga, y el cable incluye hilo piloto de comunicación integrado. Por ejemplo se pueden utilizar los conectores tipo 1 (SAE J1772), Tipo 2 (Mennekes, IEC 62196).

Modo 4: Con un grado elevado de comunicación con la red. Hay un conversor a corriente continua y solo se aplica a recarga rápida. Por ejemplo, el conector CHAdeMO o COMBO DC.

 

Tipos de recarga de coches eléctricos.

 Los tipos de recarga de los coches eléctricos se clasifican según la velocidad de esta. Es decir se clasifican según el tiempo que tardamos en recargar la batería, algo que depende de la potencia disponible. Actualmente hay cinco tipos de recarga de coches eléctricos.

1.- Recarga de coches eléctricos ultra-rápida. Su uso no es muy habitual, está en un estado experimental en vehículos eléctricos a prueba con acumuladores de tipo supercondensadores, (por ejemplo algunos autobuses eléctricos). Las baterías se pueden recargar en cinco o diez minutos, la potencia de recarga es muy elevada. Las baterías de iones de litio no soportan la temperatura tan elevada que provoca este tipo de recarga pues deteriora gravemente su vida útil.

2.- Recarga de coches eléctricos rápida.  La potencia que se demanda es muy alta, entre 44 y 50 kW. La recarga de esos 22 a 24 kWh de baterías puede llevar media hora. Lo normal es que no se haga una recarga del 100% sino en torno al 80% o 90%.

3.- Recarga de coches eléctricos semi-rápida. La duración de la recarga oscila entre una y cuatro horas. Se realiza a una potencia de unos 22 kW. Esta forma de recarga es muy habitual en Renault, su cargador de bajo coste Camaleón por ejemplo que es compatible con Renault Zoe.

4.- Recarga de coches eléctricos lenta. Este forma de recarga es la que solemos llamar normal o convencional. Las baterías suelen recargarse entre seis y ocho horas y ee realiza a 16 A, demandando unos 3,6 kW de potencia.

5.- Recarga de coches eléctricos super-lenta. Cuando la intensidad de corriente se limita a 10 A o menos por no disponer de una base de recarga con protección e instalación eléctrica adecuada. La recarga completa de las baterías de un coche eléctrico medio, unos 22 a 24 kWh de capacidad, puede llevar entre diez y doce horas.