Balance dinámico de carga para instalación Fotovoltaica

Balance dinámico de carga para instalación Fotovoltaica

Gracias al añadido del balance dinámico de carga o control dinámico de potencia  a algunos puntos de recarga como el Dark Wallbox, ahora podemos realizar la carga de nuestro vehículo eléctrico aprovechando al máximo las energías renovables y las placas solares.

El control dinámico de potencia para instalaciones fotovoltaicas es un sensor inteligente que permite regular la potencia transformada por los inversores fotovoltaicos y la energía de la red contratada mientras se carga nuestro coche.

 

¿Cómo funciona?

Para poder controlar la potencia a suministrar al vehículo, el punto de carga debe monitorizar en todo momento el consumo que realizan los dispositivos de la casa.

Cuando configuramos el wallbox por primera vez anotamos la potencia máxima disponible desde la red eléctrica, la potencia contratada.

Para saber qué electricidad suministrará al vehículo, el punto de carga tiene en cuenta en todo momento:

– El consumo del hogar

– El consumo del vehículo

– La generación de electricidad desde la instalación fotovoltaica

Tipos de carga

La generación de electricidad a través de nuestra instalación fotovoltaica nos permite varios usos mediante el balance dinámico de carga:

Cargar nuestro vehículo únicamente con el excedente de generación eléctrica solar: En este caso, practicamente evitamos que se consuma prácticamente de la red eléctrica. El wallbox mide en cada momento el excedente que generan las placas, esto es: la generación de fotovoltaica descontando el consumo del hogar. El sistema comprueba si la electricidad disponible generada por las placas, tras descontar el consumo de la vivienda, es superior a la potencia mínima del vehículo. En caso afirmativo, se le enviará toda la potencia excedente de fotovoltaica al vehículo. Si no hay suficiente potencia, se detendrá la carga del vehículo hasta disponer de suficiente potencia.

Cargar nuestro vehículo con un margen de seguridad: En caso de no tener suficiente potencia de instalación fotovoltaica, se tomará el mínimo de electricidad de la red eléctrica para que el vehículo nunca pare de cargar. Esto es especialmente interesante para casos en los que busquemos que el vehículo se cargue idealmente de la energía de la luz solar, pero queramos asegurar que el coche se cargue sin riesgos. Por ejemplo, si se nubla el cielo y no hay suficiente potencia solar excedente, mediante esta configuración el vehículo seguirá cargando (siempre y cuando no la electricidad consumida de la red eléctrica no sobrepase la potencia contratada).

Realizar una carga a máxima potencia combinando el excedente y la potencia contratada disponible: Esto permite cargar incluso por encima de la potencia contratada, lo que es muy interesante para alguna vez en la que tengamos una urgencia. En esta configuración, el Dark Wallbox constantemente monitoriza el excedente de fotovoltaica y la potencia disponible de la red eléctrica y lo asigna completamente al vehículo eléctrico, permitiendo que la carga sea más rápida de lo que permitiría la instalación fotovoltaica y la red eléctrica por separado.

Consumo cero

El objetivo principal de este sensor, es reducir el consumo de la energía de la red y dar prioridad a la potencia generada por las placas solares, permitiendo acercarnos o incluso llegar al consumo cero. Esto conlleva una reducción en la factura y por supuesto el uso de electricidad 100% limpia tanto para la casa como para el coche eléctrico.

Además, mediante las tres configuraciones señaladas, el sistema de balance dinámico de carga de WallboxOK permite en todo momento un ajuste de la potencia suministrada al vehículo, según la configuración seleccionada. La versatilidad del punto de carga es ideal para cualquier usuario que disponga de instalación fotovoltaica y vehículo eléctrico.